Cómo sobrevivir al Camino de Santiago
15806
post-template-default,single,single-post,postid-15806,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,post-como-sobrevivir-al-camino-de-santiago,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Cómo sobrevivir al Camino de Santiago

Como sobrevivir al Camino de Santiago

Cómo sobrevivir al Camino de Santiago

El Camino de Santiago es una de las experiencias que toda persona,  sea viajera o no,  tiene que añadir a su lista de viajes pendientes a realizar.

Al ser un viaje diferente, existen razones positivas como por ejemplo hacer ejercicio, poder encontrarse con uno mismo, observar la naturaleza, conocer gente nueva, admirar paisajes y monumentos, y lo más importante desconectar de la rutina, pero también existen razones negativas siendo las lesiones y rozadoras las más comunes, pero se puede sobrevivir al camino de Santiago teniendo presente las siguientes recomendaciones:

  1. Prepararse físicamente: no es una caminata de un día y se necesita un poco de entrenamiento previo para poder realizar el Camino lo mejor posible.
  2. Elegir la época del año adecuada: la primavera es una de las mejores épocas para realizar el camino, porque es más tranquila, no hay tanta masificación de personas, además el tiempo suele ser bueno.
  3. Elegir ropa y material apropiado: que dependiendo de la estación del año elegida serán diferentes. Ha de tenerse en cuenta que las condiciones climatológicas varían bastante y durante un recorrido largo mucho más. Aconsejamos coger la ropa y material más ligero posible: botas, zapatillas, calcetines, chanclas, mochila, toalla, chubasquero grande, un par de mudas, pantalón corto y largo, suéter, gorra, saco de dormir, esterilla, es el material básico.
  4. No poner “por si acaso” en la mochila: el peso no debe exceder un 10% de tu peso corporal, son muchas horas con la mochila de un lado para otro y al final del día todo pesa. Es otro concepto de viaje, la ropa se puede lavar y colgar en la mochila con unos imperdibles para secar.
  5. Botiquín: lo más importante del viaje es la hidratación, hidratar los pies con vaselina antes de empezar y con crema hidratante al terminar de caminar. Las rozaduras y las ampollas son lo más temido, para evitarlas hay que secarse muy bien los pies y no ir con calzado sin estrenar anteriormente. Llevar algún producto para calmar el dolor de contracturas, tiritas y parches cicatrizantes, sin olvidarnos de la protección solar y de los tapones para conciliar el sueño.
  6. Para evitar dolores musculares, aconsejamos estirar bien, antes y después de cada jornada.
  7. Es muy importante llevar el Credencial del Peregrino para poder acceder a los albergues, además guardarás un bonito recuerdo con los sellos de todos los lugares que hayas visitado.
  8. Hay que tener en cuenta si se quiere obtener el diploma credencial, conocido como la Compostelana, se ha de realizar los últimos 100 kilómetros a pie o a caballo y 200 km en bicicleta, certifica que se ha realizado la ruta del Camino de Santiago.
  9. Si planificas la ruta con anterioridad y tienes claro qué llevar al Camino de Santiago podrás disfrutar más de la experiencia. Os recomendamos que el recorrido sea lo más realista posible, más vale volver a repetir que llevarse a casa una mala experiencia.
  10. Os dejamos más información en los siguientes enlaces:

http://www.caminodesantiago.gal/es/inicio

http://www.santiagoturismo.com/camino-de-santiago

Si tenéis más consejos para que la gente se anime, ¡somos todo oídos!
¡Buen camino!

 

 

 

 

 


Post Anterior : « 
Sin Comentarios

Publica un comentario